Blog de Apolo Agencia Digital

Ventajas de la tercerización para una startup

Con el auge de las startups y nuevos negocios de carácter emprendedor, encontramos una tendencia cada vez más resonante en el ambiente: la tercerización o subcontratación de servicios.

Con el auge de las startups y nuevos negocios de carácter emprendedor, encontramos una tendencia cada vez más resonante en el ambiente: la tercerización o subcontratación de servicios.

Cuando nos encontramos en el punto de partida de un proyecto, uno de los principales elementos que debemos analizar con detenimiento es la contratación. Si nos apegamos a la definición de startup (más allá de las diferencias conceptuales que encontremos), debemos considerar algunos elementos importantes para poder resolver los enigmas del inicio de nuestro proyecto. De ahí que debemos preguntarnos entonces ¿qué es una startup?

Para responder esta pregunta revisamos algunas referencias como Steve Blank,  quien define la startup como una organización temporal en búsqueda de un modelo de  negocio escalable y replicable. Partimos precisamente del hecho de que el modelo del negocio no está consolidado y que en el proceso de desarrollo de la startup debemos validar el modelo de negocio para trascender. En este sentido, dadas las condiciones de inicio y el proceso de evolución que se debe pasar, la conformación del equipo de trabajo y la estructura de la organización, es un punto clave a la hora de decidir cómo funcionará nuestra startup.

Por ello, la tercerización de servicios es una vía  que, sin duda, nos brindará beneficios importantes a la hora de lanzar nuestra startup o bien, cuando comencemos a emprender, pues, existe una alta probabilidad de optimizar  recursos importantes y reducir costes significativos, lo cual se traducirá en el logro de objetivos y validación de nuestro modelo de negocio.

La primera premisa que debemos tener en cuenta para adoptar la tercerización como vía de optimización de recursos es reconocer cuáles son mis fortalezas y debilidades, para saber realmente qué es lo que sabemos hacer y que no. Aquellas áreas en las que tengamos fortalezas debemos potenciarlas y convertirlas en el enfoque esencial de nuestro negocio. Asimismo, aquellas áreas en las que mostremos alguna debilidad debemos revisarlas a profundidad para detectar cuáles de éstas son susceptibles de tercerizar como servicios o bien, incorporarlas al equipo.

Algunos de los principales argumentos por los cuales consideramos beneficioso contar con servicios externos en  nuestro proyecto son:

 Reducción de costes

Cuando externalizamos, economizamos realmente en muchos aspectos, pues contratar  un trabajador no solamente implica destinar un salario mensual sino también se incurre en gastos de adecuación del espacio de trabajo, equipo informático, servicios, etc. Por tanto, dada la versatilidad que tenemos siendo emprendedores, alguna de las actividades podemos desarrollarlas personalmente con el fin de reducir costes, pero sin caer en la figura de “chapucero” que, al final, puede comprometer la calidad de nuestro producto o servicio. Esta reducción de costes al inicio es de gran ayuda porque podemos destinar más recursos a áreas más importantes que pudieran afectar más directamente el modelo de negocio.

 Concentración y enfoque

Además de contar con más recursos para áreas vitales del modelo, también podemos enfocarnos más en lo que realmente sabemos hacer y que, al final, aportará mucho más valor. Por ejemplo, un emprendedor que es programador,o de perfil más técnico, probablemente tendrá más dificultades de cara a las actividades comerciales o de seguimiento de cliente, (claro, sin encasillar a todos los de este perfil) o en caso contrario, aquel emprendedor con habilidades comerciales y de marketing, tal vez le sea un poco más difícil programar (sin generalizar de nuevo). Cuando estamos realmente enfocados en lo que sabemos hacer y confiamos en un freelance o empresa para delegar aquellas áreas en la que somos menos eficientes, podemos avanzar mucho más rápido y seremos más efectivos.

 Flexibilidad, control y facilidad de decisión

Cuando externalizamos áreas como el marketing o comunicación, por ejemplo, podemos tener mejor capacidad de control, pues destinamos recursos a acciones puntuales que podemos aumentar o detener en cualquier momento, por lo que nuestro presupuesto tendría una mayor flexibilidad. Dadas las condiciones que tenemos como startup y el nivel de riesgo que existe en este proceso, debemos evitar mantener relaciones a largo plazo que comprometan significativamente nuestro presupuesto y, por lo tanto, evitar pérdidas de tiempo importantes en procesos de selección de personal, rotación y gestión, además de los gastos que conlleva.

Por otra parte, teniendo un mayor control con KPIs adecuados, podremos tomar decisiones a tiempo que eviten un consumo anticipado de recursos.

 

Es evidente que podemos tener grandes beneficios a la hora de tercerizar, pero la premisa de todo esto es saber identificar las necesidades puntuales y detectar realmente aquellas que pueden ser delegables. Una vez identificado esto el trabajo posterior a la contratación de servicios externos es llevar un control adecuado y seguimiento constante de nuestros aliados, para poder tomar decisiones a tiempo. Existe un gran dinamismo en las Startups y por ello muchas de las acciones resultan puntuales y por un tiempo determinado, por lo que si tenemos aliados adecuados podremos avanzar mucho más rápido.

Por otra parte, en áreas vitales como el marketing es mucho más costoso contratar a un experto para desarrollar esta área, por lo tanto, existe la posibilidad de que por mucho menos que lo que devengaría un experto de marketing podamos tener servicios de calidad a menor coste y realmente ajustado a nuestras necesidades.

Es importante para poder conservar una relación duradera y exitosa con freelancers o empresas de servicio, mantener una adecuada comunicación, fluida  amable y clara. Aunque no estén en nuestro equipo directo de trabajo, son agentes clave en la consecución de nuestros objetivos, sobre todo en aquellos casos de externalización de servicios en el extranjero. También, aunque parezca evidente, es necesario resaltar la necesidad de confidencialidad con aquellas personas o empresas con quienes colaboramos. Es importante dejar por escrito las normas de confidencialidad y dejar clara las condiciones bajo la cuales se desarrollará el servicio.

Encontrar el aliado perfecto puede que no resulte tan sencillo. Para ello te recomendamos utilizar como factor principal de decisión, las referencias que tengas de la persona o empresa con quien te dispones a colaborar. Las opiniones de otros te ayudará a validar aspectos que tal vez no sean fáciles de observar. Además, la reputación online que tenga el partner servirá para hacernos una idea de sus servicios, si no tenemos suficientes referencias directas. Aunque “internet aguanta todo”, podemos hacernos una idea de con quién nos aliamos.

Al final, influirá en tu decisión el “feeling” o afinidad que tengas con la persona o empresa que vayas a trabajar, y el valor que pueda aportar a tu proyecto.

Rafael Martinez

Rafael Martinez

Licenciado en Administración y Dirección de Empresas, Magister en Gerencia Educativa. Experiencia durante más de 15 años en el área comercial administrativa, 10 años como docente universitario y 7 años como Consultor Organizacional en áreas de creación y organización de empresas, diseño de estructuras organizacionales, manuales de procesos y cargos, dirección comercial y ventas.

Comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Te gustan nuestros artículos?

Suscríbete a nuestros blog y no te pierdas nuestras publicaciones