Blog de Apolo Agencia Digital

Tengo una idea, ¿podría convertirse en un negocio?

Cada vez que aparece un bombazo nos preguntamos “¿por qué no se me ocurrió antes?” o “esta idea ya la había pensado” pero ¿por qué no fuimos más allá?

El auge de las startup y todo el movimiento emprendedor mundial ha propiciado que todos, en algún momento, pensemos en ideas de negocio o soluciones que cambien el mundo y, además, nos haga millonarios. Tras grandes éxitos como Facebook, Whatsapp o Wallapop, cada día surgen nuevas ideas y negocios que dinamizan el mercado. Cada vez que aparece un bombazo nos preguntamos “¿por qué no se me ocurrió antes?” o “esta idea ya la había pensado” pero ¿por qué no fuimos más allá?

Por lo general, si eres una persona de naturaleza emprendedora  o has sido emprendedor antes, seguramente te será “fácil” generar ideas de vez en cuando. Muchas de ellas irán a la papelera de reciclaje o a algún archivo muerto en nuestro cerebro y, sin embargo, otras comenzarán a darte vueltas en la cabeza hasta que vayan tomando forma y un día son medianamente explicables (a alguien de confianza, por supuesto) y es allí donde comienza nuestro camino.

Una buena idea de un producto o servicio no necesariamente significa un buen negocio y, en el caso de que pareciera un buen negocio, será necesario realizar mucha investigación para poder llegar a esa conclusión.

En el campo empresarial y, a su vez, en el mundo del emprendimiento, existe mucha teoría para desarrollar ideas de negocio, valorar el mercado, desarrollar la estrategia, etc. Sin embargo, la cultura actual de “do it yourself” ha generado que algunas personas sientan que con echar un vistazo en internet o ver algún tutorial en YouTube, ya pueden hacer grandes cosas. Nuestra recomendación siempre ha sido que, si no sabes hacer algo, busca alguien que te ayude, antes de estropear lo que ya tienes. La experiencia de otros siempre resulta valiosa, sobre todo, cuando podemos ver los errores que han cometido y evitarlos. En el post atención emprendedores cuidado con los carteristas ya os comentamos algunas recomendaciones sobre los primeros pasos a la hora de emprender.

De la idea al modelo de negocio

Hace algún tiempo, en mis días de universitario, un profesor de economía nos comentaba sobre las ideas de negocio, y básicamente resumió su clase en una frase: “encuentra un problema, dale solución, y tienes un negocio”. Este es un planteamiento  básico que debes hacerte cuando comienzas a desarrollar tu idea. Comienza por preguntarte: “¿mi idea de negocio resuelve un problema puntual a personas? ¿empresas? La respuesta a esta pregunta es un buen inicio para identificar los puntos fuertes de tu idea. Cuando identificas claramente qué problema solucionas y a quién, ya tienes gran parte adelantada, sin embargo, son muchas las variables que debemos considerarpara determinar si el producto o servicio que hemos ideado será exitoso.

En esta etapa inicial, no debemos preocuparnos o liarnos con tanto tecnicismo, pues es cuando debemos convertirnos primero en grandes investigadores, y uno de los principales fuertes de un buen investigador es que tiene constantes preguntas en su cabeza y, a medida que las va resolviendo, va dando forma a sus conclusiones.En este punto, debemos comenzar a indagar sobre nuestra posible competencia: ¿quién  o quiénes ofrecen algo similar, igual o parecido a mi idea? ¿cómo lo hacen? ¿cómo ganan dinero? ¿dónde están?, pueden ser preguntas iniciales que te ayudarán a mirar en tu entorno cercano los posibles competidores. Además, es importante que comiences a valorar tu aspecto diferenciador, es decir, qué diferencia tiene tu idea con lo que actualmente existe en el mercado y comenzar a potenciar esa diferenciación. A medida que nuestros argumentos de validación de la idea sea cada vez más robustos, nuestro modelo de negocio tendrá más probabilidad de validarse posteriormente.

¡Anota! Una recomendación importante es que tengas a mano una agenda y llevar apuntes de todo lo que se te ocurra e ir transcribiendo tus pensamientos sobre tu posible proyecto. Las conclusiones se plasmarán en lo que sería el plan de negocio o business plan, que desarrollaremos más adelante en otros artículos.

Cuando ya tenemos claro a quién va dirigido nuestro producto o servicio y quienes son nuestros posibles competidores, debemos empezar a mirar quienes serían nuestros “proveedores”. Para ello debemos preguntarnos ¿qué necesito? o también ¿a quién necesito?, para comenzar a pensar si necesitamos incorporar a alguien más a nuestro equipo, contratar personal, contactar proveedores, externalizar, etc. Existen muchas ventajas en la tercerización y debemos estar seguros más adelante de que nuestro coste de adquisición/producción sea más bajo que nuestro precio de venta, siendo este por supuesto, el elemento más importante para tu negocio, el beneficio. Por ello te recomendamos analizar la tercerización para comenzar a desvelar este factor clave dentro del business plan.

Cada vez que a nuestra puerta se acerca un soñador emprendedor, nuestra oficina se llena de magia y queremos dar toda nuestra experiencia para fortalecer su idea. Nos enfocamos en acompañar a los emprendedores en este maravilloso viaje que es emprender. Tener una idea de negocio y plantearse qué hacer con ella es un tema apasionante que puede que nos tome más de un artículo.  Seguramente al iniciar te encontrarás con algunos mitos sobre el empredimiento que podrán hacerte dudar, sin embargo, queremos animarte si ya has comenzado a pensar y desarrollar en tu mente esa idea que te quita el sueño y si crees que es posible, te decimos bien alto: “crea, cree y confía”. Sé selectivo con quien compartes tu idea en el principio, pero no dejes de contarla por temor a que te la roben, pues mientras más vamos contando lo que queremos y cómo lo queremos, más argumentos creamos para validar nuestra idea y generamos más confianza en nosotros mismos.

Rafael Martinez

Rafael Martinez

Licenciado en Administración y Dirección de Empresas, Magister en Gerencia Educativa. Experiencia durante más de 15 años en el área comercial administrativa, 10 años como docente universitario y 7 años como Consultor Organizacional en áreas de creación y organización de empresas, diseño de estructuras organizacionales, manuales de procesos y cargos, dirección comercial y ventas.

Comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Te gustan nuestros artículos?

Suscríbete a nuestros blog y no te pierdas nuestras publicaciones