Blog de Apolo Agencia Digital

Qué debes evitar en Redes Sociales si eres empresa

De la misma forma que podemos llegar fácilmente a nuestro público a través de las plataformas sociales, también podemos cometer errores que perjudiquen la imagen de nuestra marca de forma sencilla. Hay malas prácticas en redes sociales que debemos evitar para que nuestro negocio no tenga que pasar por una crisis de comunicación.

En el anterior post hablábamos de tres casos de éxito gracias a las redes sociales, pero también hay otros casos de fracaso debido a malas prácticas.

A continuación, te mostramos algunos errores que se suelen cometer en las plataformas sociales.

Abusar de la automatización

Hay herramientas que nos ayudan a automatizar nuestro contenido en redes sociales y programar las publicaciones para nuestra comodidad. Pero no podemos abusar porque podríamos dar la sensación de que nuestras redes son gestionadas por robots. Las redes sociales añaden valor a nuestra marca por el factor humano.

Para generar una verdadera comunidad debemos interactuar con nuestro público.

La clave está en no programar en exceso. Las plataformas sociales están sujetas al entorno que le rodea y el contenido debe estar siempre actualizado. Si solo progragamos, no estaremos ofreciendo contenido de interés a nuestro público.

 

Poca variedad en nuestro contenido.

Dar dinamismo a nuestro perfil para generar visitas. Hay que ser original e ingenioso cuando se genera contenido en nuestros perfiles profesionales. Imágenes, vídeos, concursos, preguntas, información o resolución de dudas, entre otras muchas posibilidades. El objetivo es que nuestro público no pierda el interés.

No gestionar las críticas.

Una de las peores malas prácticas en redes sociales es borrar las críticas y “aquí no ha ocurrido nada”. No atender las opiniones negativas o hacerlo con retraso supone una mala atención al cliente.

Si nos ponemos en la piel de nuestros usuarios, llegar al mostrador de atencion al cliente y no encontrar a nadie o esperar por mucho tiempo nos hace desconfiar de la marca. Nos genera un enfado que hace que nuestra percepción positiva disminuya.

Dedicar unos minutos a gestionar y solucionar los problemas de los usuarios. Con ello conseguimos que nuestro negocio mantenga una buena reputación y logre llegar a más público. 

Calidad vs. Cantidad. 

¿Para que queremos miles de seguidores y fans si no interactúan con nuestro contenido? Nuestros perfiles en redes sociales deben dirigirse a nuestro público objetivo. Centrarnos en ellos para llamar su atención y crear interés. Podemos tener cientos de conocidos, pero solo unos pocos serán nuestros amigos, personas que aporten valor a nuestro día a día. Ocurre igual con tu negocio en redes sociales. No te centres en tener millones de fans.

Muchas veces “menos es más”. 

Mezclar lo profesional con lo personal. 

Exite el riesgo de perder potenciales clientes si combinamos el contenido personal con el de nuestro negocio. Puede ser negativo para la experiencia del usuario, puesto que el interés está en la marca, no en la vida personal de sus empleados. Tampoco hay que ser estrictos, debemos recordar el factor humano y mostrar el lado social de nuestro equipo, siempre desde una perspectiva cercana y no personal.

No realizar planificación estratégica.

Una de las malas prácticas en redes sociales es comenzar sin tener los objetivos claros de a dónde queremos llegar con nuestros perfiles en redes sociales. No hay que publicar contenido a lo loco.

Debemos mostrar la personalidad de nuestro negocio. Para ello hay que detallar antes cuál es nuestro target en el entorno online, el tipo de contenido queremos difundir, y cómo lo queremos difundir (lenguaje, tono, etc). 

¡No seas spam!

Los usuarios están saturados de publicidad que no desean ni han solicitado. No debemos bombardear a nuestro público con publicidad, enviar siempre la misma publicidad, mismas promociones, etc. Tenemos que tener en cuenta que hay plataformas, como Twitter, que penalizan las malas prácticas en redes sociales, pudiendo eliminar el perfil de nuestro negocio.

Desatender la seguridad del perfil.

Debemos asegurarnos de contar con políticas de seguridad y avalar la confidencialidad para nuestros empleados que tengan acceso a las distintas cuentas. Asegurarnos de que las contraseñas no circulan libremente y actualizarlas periódicamente.

Sacar provecho a una tragedia para generar likes.

Hoy en día, los usuarios sienten la necesidad de compartir noticias sobre tragedias ocurridas en distintos países. Pero las empresas no deben hacer difusión de tal contenido para atraer al público. No debemos mostrar nuestra solidaridad y a la misma vez promocionar un servicio. Un claro ejemplo es el caso de Telva hace pocos días o el de Bufete Rojas en 2015.

Como ya hemos hablado en anteriores posts, las redes sociales son esenciales como canal de comunicación para nuestro negocio. Nos ayudan a crear comunidad online entorno a nuestra marca y hay que conseguir mantener ese apoyo en el tiempo y la buena reputación. Cuidando al detalle los distintos perfiles en redes sociales, se conseguirán clientes potenciales que sean nuevos prescriptores de nuestra marca.

Cristina Garcia

Cristina Garcia

PR & Adv. Madrid Miembro de la tripulación de Apolo Agencia Digital ¿Lo mejor de mí? El bonito acento andaluz que tengo

Comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Te gustan nuestros artículos?

Suscríbete a nuestros blog y no te pierdas nuestras publicaciones