Blog de Apolo Agencia Digital

El Equilibrio entre el Trabajo y la Vida Personal: El secreto del Éxito

Aclaremos un concepto erróneo: un buen equilibrio entre el trabajo y la vida personal NO supone evitar el trabajo ni pasarse todo el tiempo en la playa.

Antes de la era de los móviles y los portátiles, el trabajo se terminaba al retirarnos de la oficina y no volvía a comenzar hasta la mañana siguiente. En cambio, ahora podemos usar nuestros móviles y portátiles para enviar emails, terminar proyectos, crear presentaciones y asistir a reuniones en cualquier lugar y a cualquier hora (incluso diferente huso horario). Ya sea en casa, de vacaciones, los fines de semana o de madrugada. ¿Cómo se alcanza el equilibrio entre el trabajo y la vida personal?

Estar siempre “disponible” hace que sea difícil saber bien dónde termina el trabajo y dónde empieza la vida personal, y privada. Y esto puede ser perjudicial para los negocios. Diferentes estudios demuestran que usar un teléfono móvil para cuestiones de trabajo después de las 9 de la noche disminuye la cantidad y la calidad del sueño. Por lo tanto, la gente está menos descansada al día siguiente y menos activa en el trabajo. Los investigadores también han descubierto que quienes se enfocan en desarrollar aptitudes y habilidades no relacionadas con el trabajo son más felices y están menos estresados.

apolo agencia digital blog marketing diseño web

Aclaremos un concepto erróneo: un buen equilibrio entre el trabajo y la vida personal NO supone evitar el trabajo ni pasarse todo el tiempo en la playa. El equilibrio entre el trabajo y la vida personal supone administrar el tiempo y las prioridades para trabajar en la oficina (o donde sea que trabajes) de una forma eficiente y eficaz, y al mismo tiempo disfrutar de una vida personal plena. Es una relación de mutuo beneficio entre tu trabajo y tu vida personal: una vida personal saludable puede evitar el agotamiento, tal y como menciona la Coach Vanessa Rivas en su post Tiempo de vivir. Eso te ayuda a trabajar mejor. Y, por otro lado, trabajar mejor te brinda más tiempo para tu vida personal. Para lograr un equilibrio óptimo entre el trabajo y la vida personal, debes establecer límites saludables para ti y para tu equipo – como dejar las cuestiones de trabajo en el trabajo, por ejemplo.

Evita revisar el email del trabajo y enviar mensajes por la noche. Puedes crear reglas estándar para establecer horarios en que los empleados puedan enviar emails por cuestiones de trabajo (por ejemplo, “entre las 9 y las 18 horas”). Es fundamental que exista un plan para atender las comunicaciones urgentes. Es perjudicial llevar el trabajo a la casa. Dile a tus empleados que no lo hagan. Si tú y tu equipo tienen que llevar tareas a casa, eso demuestra que el tiempo en el trabajo no rinde eficientemente. Pero, ¿qué pasa si tú y tu equipo son eficientes en la oficina pero igual se llevan el trabajo a casa? Eso puede ser un signo de que están trabajando en exceso.

Consejo:

Tomen descansos a lo largo del día. El almuerzo no debe hacerse en el escritorio mientras se trabaja. Tu equipo debe aprovechar los momentos en los que pueden alejarse del trabajo y tomarse un respiro.

Cuidado: es muy fácil hacer que tus empleados trabajen en exceso sin querer. Los empleados a menudo quieren complacer a sus jefes. Si les pides que asuman tareas por encima de sus responsabilidades habituales, pueden aceptar automáticamente para tratar de demostrar que son buenos, aunque ello suponga trabajar horas extra o llevarse el trabajo a casa. No los presiones a decir que sí. Deja que se concentren en sus responsabilidades principales y acepta si dicen que ya tienen suficiente trabajo. También puedes reflexionar sobre si conviene pedir algo específico. Aunque les hayas dicho que pueden negarse, su tendencia natural será decir que sí.

Es importante tener un plan para delegar tareas, tanto en el trabajo como en la vida personal. En este post encontrarás 5 herramientas de gestión de tareas. Redacta una lista de todas las responsabilidades en el trabajo y en la vida personal. Esa lista te ayudará a descubrir qué cosas no puedes delegar y qué cosas sí. Por ejemplo, un chef en un restaurante puede ser responsable de determinar cuál será el menú del almuerzo para cada día. En casa, también podría ser el único que puede recoger sus hijos de la guardería. ¿Qué tareas sólo puedes hacer tú? Si eres chef, puedes tener un sous-chef que prepare los ingredientes de tus platos, y tu pareja puede bañar a los niños. Al delegar este tipo de tareas, podrás dedicarle tiempo a cosas más importantes. Ya sea otros aspectos de tu trabajo o cosas que te hagan feliz en tu vida personal. Si el sous-chef se ocupa de los preparativos, el chef puede ocuparse de imaginar nuevos platos. Y durante el baño de los niños, el chef puede dedicarse un rato a repasar las finanzas familiares.

En el proceso de lograr un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida personal. Procura no estresarte de más. No intentes revolucionar tu vida y cambiar todo de golpe. Eso es agotador y probablemente imposible. Prueba con el método de Una Cosa Sencilla, que consiste en elegir un objetivo factible que te ayude. Todo tu equipo puede usar el método Una Cosa Sencilla eligiendo cada uno de ellos su propio objetivo. (“No leer emails de trabajo el fin de semana” es un objetivo apropiado, por ejemplo). Luego, todos pueden ponerle un límite de tiempo a sus objetivos. “Me tomaré 2 semanas de vacaciones en los próximos 3 meses”. “Me retiraré del trabajo a las 18 horas dos veces a la semana para asistir a clases de fránces”. “Apagaré mi móvil después de las 9 pm todas las noches”. El equipo debe compartir los objetivos y pedirle a alguien que verifique si estos son alcanzados. Los gerentes pueden incluso exigir a los miembros de su equipo que los alcancen. Además de los miembros de tu equipo, puedes compartir Una Cosa Sencilla con otra gente de tu entorno -amigos, familiares y quienes puedan apoyarte en ello-. Cuanto más abierto y público seas con respecto a tu objetivo, mejor.

Puntos Clave:

  1. Mantener un buen equilibrio entre el trabajo y la vida personal te ayuda a hacer bien tu trabajo, a evitar estrés y a no sobrepasarte.
  2. Procura que tú y tu equipo en la oficina, puedan negarse a aceptar nuevas tareas cuando sea necesario y, aprendan a delegar tareas que pueden hacer otros.
  3. El método de Una Cosa Sencilla supone elegir un objetivo posible que te ayude a mantener un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida personal.
Juan Maldonado

Juan Maldonado

Ingeniero de Sistemas, Co-Fundador de Apolo Agencia Digital. Senior IT Project Manager, especialista en Diseño de aplicaciones web y aplicaciones móviles. Consultor SEO.

Comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Te gustan nuestros artículos?

Suscríbete a nuestros blog y no te pierdas nuestras publicaciones