Blog de Apolo Agencia Digital

Emprender: Tengo una idea de negocio innovadora y no sé qué hacer

¿Tienes una idea de negocio innovadora y no sabes que hacer?. En este artículo encontrarás los cinco primeros pasos más importantes a la hora de emprender. Una guía basada en los éxitos – y fracasos – de quienes estuvieron en tu posición

 

El término Emprendimiento pasó de 9 mil búsquedas en 2012 a promediar 100 mil búsquedas en Enero de 2017, bien sea por la crisis, por los nuevos modelos de negocio o por la atracción a la tan anhelada independencia económica, miles de personas se lanzan a la aventura de emprender un negocio. No importa el tamaño del negocio, grande o pequeño, local o internacional, todos empiezan desde una idea.

En internet encontrarás miles de artículos de “¿cómo emprender con éxito?” y en librerías hallarás otros miles de libros de fórmulas – a veces mágicas – de cómo iniciar un negocio millonario. En el siguiente artículo no pretendo establecer una guía definitiva de cosas que hacer para encontrar el éxito. Mi intención es brindarte un material de apoyo para que ahorres lo más preciado que tenemos todos los emprendedores: tiempo. 

Tenemos que cometer nuestros propios errores para aprender, no podemos aprender de otros. Si bien es un método de aprendizaje muy efectivo.

El problema radica en que perdemos una cantidad valiosa de tiempo adquiriendo el conocimiento necesario para llevar nuestra idea hasta un negocio rentable.

Pero no es cierto, podemos aprender de otra manera mediante el ejemplo de otros emprendedores que, de cierta manera, ya se han equivocado antes que nosotros y sus éxitos nos dejan huellas que podemos seguir, analizar y sobre todo, aprender.

La siguiente hoja de ruta es un resumen de los pasos que, de acuerdo a nuestra experiencia con decenas de proyectos, deberían tener en cuenta todos los emprendedores que se preguntan: ¿Y ahora qué hago?

Paso 1: Papel y Lápiz

Las ideas creativas suelen aparecer cuando estamos solos, relajados, sin estar concentrados en una tarea en particular. Sucede a menudo en la ducha, en ocasiones dando un paseo o cuando vamos conduciendo. Esto ocurre porque cuando hacemos una actividad monótona nuestro cerebro “no piensa” sino que realiza la actividad por inercia y en ese momento las ideas surgen de la profundidad de nuestra mente. La responsable es la Red neuronal por defectoque es el proceso que se activa cuando el cerebro se relaja y está en un estado de desconexión.

[ctt template=”7″ link=”ZnUEs” via=”no” ]Las mejores ideas aparecen cuando no hay donde anotarlas[/ctt]

 

Muchas veces cuando estamos convencidos de que nuestra idea es la leche, esta idea se queda repitiéndose una y otra vez en nuestra mente. Ocurre que hasta nos imaginamos ya en nuestro propio avión privado siendo el próximo Mark Zuckerberg o Steve Jobs (me ocurre a menudo). Y sin darnos cuenta, así cómo llegó, se fue y entonces nos percatamos de que no habíamos anotado la idea.

Es por eso que entre todos los objetos que llevo conmigo siempre hay un cuaderno y un lápiz. Ve a tu cafetería favorita, pide tu desayuno preferido y empieza a escribir. Según la ciencia, el mejor momento para desarrollar una idea es por las mañanas. Lo sencillo funciona. Toma todas las notas relacionadas con tu idea, haz dibujos y haz una especie de brainstorming respondiendo estas sencillas preguntas:

¿De qué trata mi idea?, ¿resuelve algún problema? Y si es así, escribe o dibuja un ejemplo de cómo se usaría tu idea a la hora de resolver el mencionado problema. ¿A quiénes les resuelve un problema?, ¿mujeres?, ¿hombres?, ¿de qué edad? etc. Esto te servirá para definir tu idea, encontrar la propuesta de valor y el segmento del mercado al cuál deseas acceder.

Paso 2: Conviértete en Sherlock Holmes, Investiga

Muchas de las personas que comienzan a emprender creen tener una idea original e innovadora. Y puede que así lo sea, pero también existe la posibilidad de que ya haya en el mercado algo similar o parecido, y es el momento de buscar. Teclea en el buscador tu idea o la solución, y no sólo lo hagas en español, utiliza también el inglés.

Recopila en una hoja de papel: ¿Quiénes son tus competidores?, ¿Dónde están?, ¿Cuál es su mercado?, ¿Cuál es su modelo de negocio? Y la pregunta más importante: ¿En qué se diferencia mi producto al de mi competencia?

Responder esto es clave para avanzar en tu proyecto ya que determinas cuál es tu competencia y qué hace tu idea diferente a la de ellos.

Es muy común cuando le preguntamos a un emprendedor si existe algo parecido o igual en el mercado respondan: no hay nada parecido, mi idea es única.

Pero lo cierto es que 9 de cada 10 ideas ya tienen competencia y generalmente ya hay desarrollado algo igual o parecido en el mercado, bien sea en España, China o Estados Unidos. Si encuentras algo parecido a tu idea no lo pases por alto, no lo subestimes, están ahí por algo. Toma notas de quiénes son, investígalos, encuentra el rastro que han dejado para determinar cuáles son sus debilidades y sus fortalezas.

No es malo encontrar competencia, sino todo lo contrario, significa que hay un mercado, y si hay mercado entonces existe oportunidad de emprender para tu negocio. No te desanimes ni te desmotives, al contrario, determina que te hace diferente a ellos y ¡eso será tu fortaleza!

Para conocer tu mercado te recomiendo utilizar herramientas como Kw finder o Google Trends. Esto te dará una idea de cuántas personas buscan tu idea de producto o servicio en internet. Supongamos que mi idea es diseñar una aplicación móvil para la venta de antigüedades y mi mercado es España. Entonces un ejemplo de cómo determinar mi target es escribir “vender antigüedades” en alguna de las herramientas anteriores. El resultado será similar a esto:

Apolo Agencia Digital - venta de antiguedades

Podemos inferir que al menos 9mil personas buscan antigüedades online, así podemos determinar nuestro segmento de mercado.

Paso 3: Valida tu hipótesis

No creas todos los números, estadísticas o estudios que aparecen en internet, utilízalos de referencia pero no tengas una fé absoluta en ellos. Valida tu idea, y por validar no me refiero a preguntarle sólo a tu pareja, a tu madre o a tus colegas. ¡NO!

Ellos no tendrán una opinión objetiva de tu producto, se guiarán sólo por el sentimiento válido de verte triunfar y como consecuencia te responderán lo que tu quieres oír, que tu idea es la bomba. Sus palabras te motivarán, de eso no cabe duda. Sin embargo, no podemos construir una idea de negocio innovadora basándonos sólo en eso. Debemos salir a la calle, al lugar donde esté nuestro mercado.

Para esto recomiendo hacer una encuesta honesta, objetiva que busque siempre validar las hipótesis que planteas. Utiliza herramientas como Google form, o Twitter encuestas para preguntar a tus futuros clientes si están interesados en tu idea. Recuerda que tu producto debe confeccionarse siempre bajo la premisa “dale al usuario lo que quierelo que busca”. Son ellos los que darán valor a tu idea, los que determinarán si tendrás éxito. 

Un factor importante a la hora de hacer encuestas es determinar la población y el tamaño de la muestra para que los resultados sean fiables a la hora de tomar decisiones en el desarrollo de mi producto.

Por población se entiende el grupo de personas a quienes deseas comprender, y la muestra estará conformada por la selección representativa de esta población que finalmente haga la encuesta.

Entonces, por ejemplo, si deseas saber cómo vender tu producto en España, la población debe estar formada por los habitantes de España. ¿Qué tan precisa debe ser mi encuesta? Pues bien, considera este paso como un análisis del nivel de riesgo que estás dispuesto a asumir. Mientras mayor número de respuestas obtengas en relación a la población, más acertadas serán tus conclusiones a la hora de validar tus hipótesis.

La pregunta más frecuente que suelen hacer en este paso es ¿Qué tan grande debe ser la muestra que necesito? La respuesta a esta pregunta está ligada al margen de error y al nivel de confianza que deseas obtener de las respuestas. Venga va, pero eso no responde a la pregunta. Bien, lo que suelo recomendar para obtener una muestra con un buen nivel de confianza a la hora de extraer datos es que sea el 20% de la población.

Si tomamos el ejemplo anterior de las antigüedades, mi población es de cerca de 9mil personas que buscan antigüedades online. Entonces mi muestra para ser fiable debería ser de unas 1.800 personas aproximadamente. Utilizando la tabla de abajo podrás seleccionar la población objetivo y luego el margen de error para estimar la cantidad de encuestas completas que necesitarías.

Lamento decirte que no todas las personas a las que les envíes o hagas la encuesta la completarán. El porcentaje de personas que realmente completa la encuesta se conoce como el “índice de respuesta”. Las tasas de respuesta varían ampliamente dependiendo de una serie de factores tales como la relación con el público, la forma de hacerla, la longitud y la complejidad de la encuesta, el tema, etc. Una tasa de respuesta de entre 20-30% se considera exitosa. Una tasa de respuesta de 10-15% es una más conservadora y se considera como válida si no se ha estudiado esa población con anterioridad.

Paso 4: Hora de hacer números

Una vez tienes clara tu idea, cuál es la propuesta de valor, cuál es tu segmento de mercado y has validado tu hipótesis con una encuesta de confianza, llega la hora de hacer números. Esto es lo que se denomina Modelo de Negocio. Encontrarás cientos si no miles de ejemplos en internet, lo que debes tener en cuenta son tres ecuaciones básicas antes de hacerte ilusiones viéndote como el próximo millonario. A continuación te las explico:

  • Precio de producción: es el valor que te cuesta desarrollar tu idea. Tienes que tener en cuenta todas las variables presentes desde que fabricas el producto hasta que lo pones en las manos de tu cliente. Supongamos que nuestra idea es crear calcetines de diseño exclusivo. Preguntamos en fábricas de calcetines al por mayor y determinamos que la que mejor nos conviene está en Barcelona. El precio por cada unidad fabricada es de 1,50€ y el lote mínimo a fabricar es de 360 pares.

Entonces para empezar a calcular mi coste de producción multiplico el precio por unidad (1,50€) por la cantidad del lote (360 pares), el resultado es 540€. Es este punto donde muchos emprendedores cometen un error pues si bien. Si una unidad me cuesta 1,50€ y la vendo en 10€, obtengo una rentabilidad de 85%, es decir, si vendo el lote de 360 habré ganado 3.060€. Imagínate que vendo un lote de 10mil unidades, ¡tendría un sueldazo! Pero no es así.el precio de producción no es solo el coste de la unidad, a eso debes sumar una serie de gastos como lo son:

  • Diseño ¿cuánto me cuesta el profesional que me haga el diseño de los calcetines?
  • Etiquetas, ¿cuánto me cuesta la etiqueta que se le coloca a los calcetines donde dice la marca, los materiales, etc?
  • Packaging ¿cuánto me cuesta el envoltorio donde envío los calcetines a mis clientes? no pensarás que se los enviarás en una bolsa de plástico.
  • Envío ¿Cuánto me cuesta el envío del lote desde la fábrica hasta mi almacén o mi oficina?

Una vez calcules todos los costes de producción observarás que la unidad ya no sale sólo a 1,50€.

  • Gastos Operativos: Algunos libros de texto conceptualizan el precio de producción en los gastos operativos. En mi opinión prefiero separarlos. Explico el porqué. Una cosa es saber cuánto me cuesta fabricar o desarrollar mi idea, y otra cosa es cuánto me cuesta vender mi producto. Hay un aspecto que muchos emprendedores no suelen tener en cuenta. Y es que para emprender, debes dedicarte 100% y exclusivamente a tu idea. Y esta dedicación te impide trabajar en algo más para generar ingresos y pagar las cuentas.

Esto significa que o bien tiras de tus ahorros o bien debes generar un salario en tu negocio. Y es esto lo que se calcula en los gastos operativos. Estos costes se definen en variables y fijos y son los que están relacionados con la propia existencia del negocio, o para el funcionamiento de la aplicación o el dispositivo. En pocas palabras son los costes para que tú, tu negocio y hasta tu idea puedan existir. Algunos de estos gastos son: alquiler de oficina, electricidad, sueldos o salarios del personal, publicidad, marketing, papelería, seguro, etc. Es necesario calcular muy bien tus gastos operativos porque estos determinarán en definitiva cuál debe ser tu objetivo de venta mínima para poder “existir”. Es decir, ¿Cuántos calcetines debo vender para poder sobrevivir?

  • Rentabilidad: Esta es la mejor parte. Es el momento de la ilusión, de las metas y objetivos que tengas para tu negocio. Puedes aspirar a ser el próximo Steve Jobs. Una vez calculado el precio de producción y los gastos operativos de tu producto es momento de calcular el profit, que es el margen de beneficio que te generará una vez que comiences a vender. Supongamos que el precio de producción de los calcetines es de 3,20€ cada unidad y que los vendes a 4,99€ cada uno. Tu margen de beneficio sería de 1,79€, un 35%, nada mal. Ahora si tus gastos operativos mensuales son de unos 4.000€ podemos responder a la pregunta:

¿Cuántos calcetines necesito vender para cubrir mis gastos? Pues según estos números, si tienes 1,79€ de beneficio para cubrir los gastos operativos, necesitarás vender unos 2.230 calcetines aproximadamente. Esto te llevará al siguiente paso ¿Cómo hago para vender mi producto?

Paso 5: Haz tu plan de ventas

Toda idea por muy innovadora que sea, necesita ser rentable para poder sostenerse en el tiempo. Por lo tanto necesitas desarrollar tu plan de ventas. Cómo y cuáles serán tus estrategias. Puedes empezar por observar el tipo de cliente que tienen tus competidores. Conviértete en comprador para ver sus estrategias de venta, de atención al cliente, etc. Investiga si tienen alianzas estratégicas y sus acciones de marketing.

En el libro “Lanza tu propia empresa con éxito” de Jon Smith,se relata el curioso caso de cómo Amazon obtenía información de la competencia. Hacían pedidos todas las semanas y analizaban la numeración de sus facturas que, erróneamente, siempre era secuencial. Así lograban averiguar cuántas ventas a la semana realizaban y calculaban el valor aproximado del negocio, etc. Un buen plan de ventas debe tener claro el objetivo de ventas, en el caso del ejemplo, son 2.230 calcetines. Los canales de venta: ¿Lo venderé online?, ¿los venderé a través de un distribuidor? ¿de una tienda?, ¿necesitaré comerciales para esta labor? 

Además de una proyección como mínima anual, no cometas el error de mentir en los números ni te asustes si el primer año da números negativos, ES NORMAL, lo importante es que euro a euro vayas creciendo y una expectativa de crecimiento de 20% para el segundo año es genial, tal y como explica Rafael Martinez en su post como hacer un buen plan de negocio.

Una vez completados estos 5 primeros pasos estarás listo para empezar tu emprendimiento.

Deberás desarrollar tu producto con una primera versión. Que no será la definitiva pero con ella recabarás la mayor cantidad de información posible acerca de vuestros clientes. Y sobre todo, podrás mejorar el producto hasta encontrar el que aporte mayor valor y se convierta entonces en un negocio rentable y con perspectivas de crecimiento.

Una característica que debes tener en cuenta cuando emprendes, y en todos y cada uno de los pasos mencionados, es que debes controlar tus emociones.

Emprender es toda una aventura en un parque de atracciones. A menudo te entrarás en una montaña rusa donde subirás, bajarás, darás vueltas pero te aseguro que al final del día habrá valido la pena. El éxito está en la continuidad del esfuerzo de quien aspira a más.

Se necesita además de una buena idea, una mentalidad positiva tal y cómo lo explica el fundador de Emprendimiento Cuántico Rafael Martinez. Vas a cometer errores, incluso puede que te rechacen a la hora de explicar tu idea, pero no debes desistir. Al coronel Sanders, fundador de Kentucky Fried Chicken, le dieron calabazas 1.009 veces hasta que alguien dijo “Sí”.

No existen recetas mágicas para emprender, ni para garantizar el éxito.

Nos queda el rastro que han dejado tras de sí las startups que un día empezaron con una idea de negocio innovadora y que han tenido éxito como Wallapop, AirBnB, Uber, Dropbox y múchas más. Sólo es posible ver algunos rasgos comunes entre sus fundadores que son pasión, fe, estrategia, claridad del objetivo, energía, capacidad de cambio y comunicación. Son algunos de los principales aspectos que debemos tener en cuenta para tener éxito al emprender, ¡suerte!

Juan Maldonado

Juan Maldonado

Ingeniero de Sistemas, Co-Fundador de Apolo Agencia Digital. Senior IT Project Manager, especialista en Diseño de aplicaciones web y aplicaciones móviles. Consultor SEO.

2 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • […] ¿Tu producto es el mejor? ¿Es único? ¿No existe nada igual? ¿Estás seguro? Hoy en día lanzar un producto al mercado resulta tremendamente sencillo. La pasión, las ganas y los conocimientos que podamos tener están de nuestra parte. Sin embargo, resulta imprescindible investigar e indagar antes en nuestro nicho y comprobar cuáles son las opiniones y la situación del mercado en relación a nuestra propuesta. Desde esta perspectiva resultará imprescindible abandonar una visión narcisista de nuestros productos o servicios en favor de la humildad y la indagación previa. Si tienes una idea y no sabes cuál es el siguiente paso, te recomendamos leer este post: Tengo una idea de negocio innovadora y no sé qué hacer ahora. […]

¿Te gustan nuestros artículos?

Suscríbete a nuestros blog y no te pierdas nuestras publicaciones