Blog de Apolo Agencia Digital

Diseño gráfico para tu empresa

Descuidar el diseño es quizás uno de los errores más comunes de las pymes. Muchos empresarios y profesionales aún creen que es secundario. Lo ven como algo superficial y puramente estético. La calidad de una buena comunicación y de una buena pieza de diseño, son muy importantes dentro del mercado donde actúa la empresa, ya que este mensaje identificará a la institución y la diferenciará de la competencia. Para lograr este objetivo es necesario tener definida nuestra identidad corporativa pero ¿cómo conseguimos esto? ¿Qué herramientas debemos utilizar?

En este sentido, el diseño gráfico es la principal herramienta de la que puede valerse una empresa para conseguir transmitir la imagen que represente fielmente su filosofía y que logre impactar de forma positiva en el público al que intentan atraer. Esta imagen puede representarse de muchas formas: una tarjeta de presentación, un flyer, un video, el diseño web, logotipo, etc. Lo que se debe tomar en cuenta es que por medio de la imagen que decidamos otorgar a nuestro proyecto estaremos interactuando con nuestro público, dándonos a conocer como empresa y promocionando los productos o servicios que deseamos vender. Algunos de los beneficios que la inversión en diseño gráfico pueden dar a tu empresa:

 

Te ayuda a posicionar tu marca en el mercado. 

Si has decidido emprender con un nuevo proyecto, definitivamente debes tomar la decisión de invertir en una imagen gráfica. Al crear una nueva marca o empresa es necesario obtener reconocimiento y un posicionamiento dentro del mercado.

“Una imagen vale más que mil palabras”

Lo decimos bastante, porque no puede tener más razón. De la misma forma que cuando vamos a una entrevista de trabajo intentamos transmitir nuestra mejor imagen, cuando vamos a presentarnos ante posibles clientes debemos también ofrecer nuestra mejor imagen. ¿O acaso irías a una entrevista para conseguir trabajo de manera informal, sin peinar y con la ropa sucia? Seguro que no. Claramente, de nada sirve una buena imagen si ésta no viene acompañada de una buena calidad en la atención al cliente, o si los productos y servicios ofertados no están a la altura. Pero también es obvio que la primera impresión a la hora de que un cliente se decida por producto u otro es su imagen.

 

Te ayuda a tener la información bien organizada y accesible. 

Una de las principales funciones del diseño gráfico es definir la jerarquía de los mensajes, es decir, organizar bien toda la información. Por ejemplo, a la hora de ofrecer toda la información de tus servicios en la web. No todo será igual de importante y hay que tener en cuenta cómo distribuir la información de forma que quede accesible y atractivo para el usuario. Un buen diseño tiene que ser capaz de que todos los elementos y toda la información estén en armonía, creando un orden de lectura apto. En el medio online, la colocación de botones, la organización del menú, los colores, etc, pueden ser la diferencia para que un usuario se quede o se vaya de tu web. Y, actualmente, uno de los puntos más importantes en el diseño web es el diseño responsive, que permite visualizar correctamente el contenido online desde cualquier dispositivo. 

Es importante recordar que quienes estén buscando un producto o servicio determinado, reaccionarán de forma positiva ante un diseño intuitivo que ha sabido captar su atención. Por tanto, es importante recordar todos estos aspectos cuando decidas establecer el diseño web que acompañara a tu empresa.

 

 

Genera profesionalidad.

Para conseguir que tu empresa tenga un perfil profesional y destacado, hay que asegurarse de que los diseños logren describir la esencia de tu marca. Esto va a ayudar a generar compromiso y no solo de tus clientes, también de tus trabajadores, porque si expresas un diseño de bajo coste con mala calidad o poco relacionado con tu actividad, puede dar la impresión de que la empresa no está comprometida con todos los requerimientos del mercado. Si cuidas tu comunicación visual, le estás diciendo al mundo que tu negocio cuida los detalles.

Así pues, la importancia del diseño gráfico no es un aspecto que únicamente corresponda a las grandes corporaciones con marcas establecidas, el diseño gráfico es algo fundamental para cualquier empresa, ya que no solo se centra en representar los conceptos que persigue dicha marca, sino que también es una estrategia más de ventas.

 

Llama la atención de nuevos clientes.

Internet nos permite acceder a millones de contenidos basados en la imagen. Desde Instagram hasta YouTube y Facebook y, con el tiempo, aparecerán nuevas plataformas donde los elementos visuales continuarán teniendo siendo cada vez más relevantes.

Si tu negocio es atractivo visualmente, tienes la posibilidad de atraer clientes potenciales y tus clientes actuales tendrán un nuevo motivo para seguir contigo. 

No muchas personas se sentirán atraídos por una empresa cuyo diseño gráfico esté demasiado alejado de las tendencias actuales o peor aún, que no representen los objetivos de la marca o no se entienda qué servicio se está ofreciendo. Los usuarios cada vez tienen una mayor cultura visual.

Además, un buen diseño se comparte. Actualmente, cualquier marca desea que su contenido sea compartido y pueda llegar a más gente. Si dotas a tu negocio de atractivo visual, tendrás más posibilidades de que pulse el botón de “like”.

 

 

Acude a un profesional.

Hoy en día, los programas de diseño están programados de manera que cualquier persona que sepa usar el ordenador, pueda llegar a hacer diseños. Pero hay que tener en cuenta que los elementos visuales de un negocio es una tarea complicada. Como hemos comentado, el éxito de la empresa dependerá de ello. Por este motivo, es recomendable dejar esta labor en manos de profesionales porque para diseñar una determinada pieza es necesario tener ciertos conocimientos previos de imagen corporativa, de diseño, de colores, de dibujo, conocimiento en tipos de formatos, uso de programas vectoriales de diseño, en la preparación de arte final, etc. Con el fin de  que no haya ningún defecto en la producción final.

Además, hay que tener en cuenta que el el tiempo que se dedica a hacer de forma semiprofesional una pieza, es tiempo que se deja de hacer otras tareas necesarias para tu negocio. A parte del tiempo (que no es cuestión de un par de horas), puedes estar restando en calidad.

Sólo un diseñador sabe crear ventajas de competitividad con su diseño, estar al corriente de cómo se comunican los productos en el mercado al que está dirigido y ser capaz de rentabilizar la inversión ahorrando tiempo en la ejecución y evitando futuras modificaciones y cambios en el diseño.

En definitiva, está demostrado que el diseño es una inversión que da beneficios y que para la obtención de un buen resultado hay que confiar siempre en un buen profesional.

Cristina Garcia

Cristina Garcia

PR & Adv. Madrid Miembro de la tripulación de Apolo Agencia Digital ¿Lo mejor de mí? El bonito acento andaluz que tengo

1 comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Te gustan nuestros artículos?

Suscríbete a nuestros blog y no te pierdas nuestras publicaciones